En esta ocasión simplemente con pintura le damos un aire infantil a la habitación de los niños.

Después de retirar enchufes y masillar las imperfecciones de la pared,con la ayuda de un rodillo, damos una primera mano de pintura, a toda la pared, del color más claro.

 

 

 

 

 

 

 

Con cinta de carrocero vamos a dibujar en la pared nuestra composición, en nuestro caso unas montañas. De nuevo con el rodillo procedemos a pintar las zonas más grandes y con la ayuda de un pincel realizaremos los detalles.

 

 

 

 

 

 

 

 

Mediante esta técnica aplicamos los distintos colores en las distintas partes del dibujo hasta finalizar por completo. Por último, volvemos a colocar los enchufes y ponemos los muebles.

 

 

 

 

 

 

 

 

En Ferretería Portolés, tu tienda Optimus, encontrarás todo lo necesario para tus trabajos de pintura.