En primer lugar el espacio del que disponemos. Existen barbacoas de ladrillo de fácil montaje, muy adecuadas para jardines con espacio suficiente, pero también podemos encontrarlas muy compactas, que ocupan muy poco espacio, perfectas para una terraza.

Encontramos barbacoas que funcionan con leña, carbón y gas, pero lo común es que sólo pueda utilizarse uno de estos combustibles. Lo más limpio y fácil de utilizar es el gas. El carbón, una vez encendido, aguanta mucho el calor y permite asar durante largos periodos. La leña requiere de un sitio para almacenaje y se consume más deprisa.

Por último, hemos de pensar en el número de comensales. La superficie de la parrilla es la que determinará la cantidad de alimentos que podemos cocinar. Hay barbacoas que nos permiten mantener los alimentos calientes mientras continuamos cocinando.

En Ferretería Portolés encontrarás todo tipo de barbacoas y accesorios par disfrutar de una comida al aire libre, así como todo el asesoramiento profesional para su instalación y funcionamiento.